Uncategorized

Mis días azules con eyaculación precoz

Hasta hace poco me di cuenta de la enorme cantidad de hombres en todo el mundo (30% -70%) que sufren el vergonzoso problema de la eyaculación precoz en sus vidas sexuales; y muchos sin ninguna esperanza de curación. Antes de darme cuenta de esto, pensé que estaba sola con mi problema de eyaculación precoz y no podía ver una solución que viniera de ninguna parte. No sé sobre los otros chicos que sufren de esta condición, pero la primera vez que me sucedió, no lo consideré como una situación aterradora, a lo sumo sentí curiosidad; oye, cualquiera eyacula rápido de vez en cuando me diría a mí mismo. No me importaba mucho, pensé que era solo que estaba cansado y de alguna manera fuera de foco esa noche.

Mi esposa, también, no se quejó mucho. Parece que las mujeres, especialmente si te aman, no se quejarán mucho al principio si no la satisfaces en la cama de vez en cuando. Pero mi problema crecía y empeoraba con el tiempo.

La cuarta vez que me pasó, ya había pasado un mes sin tener ningún buen sexo conmigo miel; y sí, ahora parecía preocupada. Era como si ya se estuviera dando cuenta de que no era tan simple como una consecuencia de un día de trabajo duro, era otra cosa. Ahora estaba empezando a sentirme asustada y también realmente perturbada por lo que me estaba sucediendo a mí y a mi vida sexual. Qué equivocada estaba mi situación de que no podía durar más de unos momentos antes de eyacular sin siquiera comenzar a tener sexo verdadero. Cada vez, todos los días, mi esposa y yo intentamos que el resultado fuera el mismo.

Pasaron varias semanas y nada había mejorado. Había tomado algunas vitaminas, tés; Siempre traté de motivarme antes de un encuentro tratando de deshacerme del gran miedo que sentía de volver a fallar con mi esposa antes de tener relaciones sexuales y eso es lo que solía suceder, una eyaculación rápida y mi condición empeorando. Mi esposa ahora realmente parecía desesperada. Incluso comencé a negar los encuentros sexuales con ella. Incluso si me moría por meterme en la cama con mi esposa y pasar un buen rato juntos, simplemente evité que ella tratara de pensar en otra cosa. Me sentí miserable.

Ahora ni siquiera podía entrar en mi esposa antes de eyacular como loco; y sí, todo fue una situación loca. Tuvo que pasar un año completo hasta que finalmente encontré un alivio real para mi dolencia. Había comenzado una búsqueda en muchos lugares, incluida la web, para encontrar una solución a mi eyaculación precoz. Consulté a varios médicos con resultados no muy buenos, solo tuve mejoras leves durante las primeras semanas, pero luego volví a caer en la misma etapa en la que estaba al principio.

Orgasmos prematuros cada vez que me daba la oportunidad de tener relaciones sexuales. Afortunadamente, para entonces, mi esposa había entendido que lo que me estaba sucediendo era una condición de salud real que necesitaba ayuda para mejorar y estaba recibiendo su apoyo en mi búsqueda de la cura. Incluso mostró su comprensión cuando cometí el gran error de usar algunas de esas cremas desensibilizantes, ¡qué error! Si ella no podía sentirme antes porque no estaba adentro, ahora no podía sentirme incluso si estaba adentro por un momento o si después intentaba usar mis dedos como un recurso aceptable para darle algo de satisfacción. Si te interesa saber algo caliente y algo curioso este lugar será para ti, puedes visitar nuestra pagina de retardante masculino y acuerdate de decirles a tus amigos o familiares sobre nuestra tienda.

No pasó mucho tiempo antes de que me diera cuenta del gran error que había cometido al usar esas cremas e inmediatamente dejé de usarlas para siempre. Fue alrededor de esos días duros y confusos que encontré la manera de salir de mi condición de eyaculación precoz. Me topé con él casi por accidente, pero los resultados que he obtenido son mucho más que un accidente. Finalmente me di cuenta de que la eyaculación precoz no es una enfermedad orgánica, que mis órganos sexuales eran correctos y saludables, pero que mi mente era el órgano que me estaba fallando.

Tenía un problema con la forma en que estaba abordando mi vida sexual y afortunadamente tenía una solución. Comencé las rutinas y ejercicios recomendados un viernes por la noche solo; mi nuevo descubrimiento me estaba haciendo sentir lleno de esperanza de nuevo. Esta vez mi esposa no se involucró realmente, pero fue porque se lo había pedido. Este método aseguró que funcionaría incluso si lo usaba solo, y considerando las otras veces que había trabajado con mi esposa lado a lado y realmente no pasaba nada; Preferí ahorrarme a mí, y a ella, la vergüenza de un fracaso más.

Esta vez trabajaría solo y espero que funcione. ¡Y así fue! A partir de la segunda semana y en mi condición comenzó a sanar y mejorar constantemente. Mantuve la disciplina con las rutinas y ejercicios y justo después de dos meses mi eyaculación precoz se curó totalmente, dándome la sensación de ser un hombre nuevo y sentirme en mi mejor forma en años. El método que descubrí accidentalmente una noche en la web había cumplido y cumplido sus promesas.

Mi conclusión es; SÍ hay esperanza para todos los hombres que sufren de esta condición, y la mejor de todas las noticias SÍ hay una cura para la eyaculación precoz. Solo tiene que usar el método correcto para curar su condición. Lo hice y con mucho gusto recomendaría el método que me curó y me devolvió mi vida sexual.