Uncategorized

5 razones para asistir a un sexshop en persona

Si estás pensando en pasar una noche sexy o se viene  una ocasión especial, quizás debas visitar un sexshop. Si bien puede ser tentador acceder al sitio de un minorista en línea pero, en general, asistir a las tiendas físicas es una mejor apuesta, y en muchos sentidos , más agradable y divertido.

Si eso no te parece suficiente: Aquí hay 5 razones por las que le aconsejaría que vaya a una tienda física en lugar de comprar en línea…

1. Los vendedores están bien informados. Quiero decir, si la tienda vale la pena, de todos modos. Un buen vendedor de juguetes sexuales podrá recomendar juguetes dentro de su presupuesto que satisfagan sus necesidades. A menudo también conocen información útil sobre seguridad de materiales, compatibilidad de lubricantes y garantías de productos. Y si te encuentras con un juguete que te hace decir «¿Qué es esto?» Definitivamente será mucho más fácil obtener una explicación de una persona real que analizar la copia de ventas a veces vaga que acompaña ese mismo juguete en un sitio web en algún lugar. ¡Un útil juguete sexual profesional puede ser un regalo del cielo!

2. Tienes una mejor idea de los juguetes. Incluso cuando las medidas de un juguete se enumeran en línea, a menudo puede ser difícil comprender realmente cuán grande es hasta que lo haya visto y lo haya tenido en persona. Internet tampoco le permite sentir cuán fuertes o ruidosas son las vibraciones de un juguete, qué tan firme o blando es su material, qué tan sólido o mal hecho está construido, qué tan ergonómico es sostenerlo y muchos otros factores que podrían contribuir tangiblemente a qué tan bien funcionará un juguete para usted y su cuerpo. ¡Tocar y mirar un juguete que estás considerando comprar «en persona» puede cambiar el juego!

3. Es más rápido. ¿Quién tiene tiempo para esperar a que un servicio postal poco confiable le traiga sus juguetes? Cuando trabajaba en el comercio minorista de juguetes sexuales, noté que muchos clientes entraban porque necesitaban algo de  inmediato , ya sea una caja de condones, una botella de lubricante, un enema para prepararse para una sesión de sexo anal improvisada, o en un caso de trabajadora sexual un vibrador barato para usar con un cliente. Cuando estás en apuros, las tiendas de sexo pueden ayudarte, e incluso conducir a una tienda en la próxima ciudad es más rápido que hacer un pedido desde cualquier sitio web.

4. Ayuda a mantener las tiendas abiertas. Por las mismas razones por las que te animo a comprar en las librerías locales en lugar de cargar tu carrito en Amazon (lo cual es demostrablemente malvado), también creo que deberías dar tu dinero a las tiendas locales de juguetes sexuales cuando puedas . Son un recurso comunitario invaluable, especialmente en un mundo que demoniza y suprime la educación sexual real.

5. ¡Es divertido! En serio, si nunca has llevado a una pareja a una tienda de sexo, te estás perdiendo. Puede ser coqueteo y negociación en uno, mientras paseas por los pasillos y te preguntas: «¿Alguna vez usarías esto?» o «¿Qué opinas de esto?» Incluso si va solo, comprar en persona es muy diferente de hacerlo en línea, porque es más probable que tropiece con cosas que de otra manera nunca hubiera considerado, pero que despiertan su interés. ¡Introduce un poco de casualidad y espontaneidad en tu día, y en tu vida sexual, paseando por una tienda de sexo y viendo lo que se ofrece!